Novedades

Novena Navidad: Cuarto día, 19 de diciembre: La estrella de Belén

Oración para todos los días

Aquí estamos, Señor, reunidos en torno a ti, no deseamos nada más sino encontrarte en nuestras vidas; así como te reconocieron Ana y Simeón queremos reconocerte en el niño que nace en Belén. Prepara tú nuestros corazones para que recibamos con alegría y compromiso el Reino de Dios que se hace presente entre nosotros, proclamando con todos los ángeles y a través de nuestra vida “Gloria a Dios en el Cielo y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor”. No cierres tus oídos a nuestra oración para que meditando el misterio de la encarnación, sigamos más de cerca, con Espíritu de hijos, al crucificado que ha resucitado. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Presentación del personaje del día

Estar atentos a los signos de los tiempos, es vivir en una relación profunda con Dios, nuestros hermanos y el cosmos. Hoy meditaremos sobre la lectura de estos signos en nuestras vidas, recordándolos como aquella gran estrella que anunció el nacimiento del Mesías. La estrella de Belén no es cualquier estrella en el cielo, es el signo que guía hasta encontrar al Salvador que ha nacido, pero solamente pueden darse cuenta de ello los que miran el mundo con ojos que buscan al verdadero Dios. De esta manera, hay muchos detalles en nuestras vidas que nos pueden indicar a este mismo Salvador. No hace falta que sea una estrella de Belén, pero sí que tengamos los ojos y el corazón bien abiertos para que podamos descubrir aquello que nos guía a Jesús.

Lectura Bíblica: Ap 22,12-17

Un hombre llamado Ananías, fiel cumplidor de la Ley, que gozaba de gran prestigio entre los judíos del lugar, vino a verme y, acercándose a mí, me dijo: «Hermano Saulo, recobra la vista». Y en ese mismo instante, pude verlo. Él siguió diciendo: «El Dios de nuestros padres te ha destinado para conocer su voluntad, para ver al Justo y escuchar su Palabra, porque tú darás testimonio ante todos los hombres de lo que has visto y oído. Y ahora, ¿qué esperas? Levántate, recibe el bautismo y purifícate de tus pecados, invocando su Nombre». De vuelta a Jerusalén, mientras oraba en el Templo, caí en éxtasis.

Meditación

Jesús es la luz, es la estrella radiante de la mañana, es quien nos enseña el rostro del Padre. Su presencia ilumina toda nuestra vida y nos guía a que encontremos el sentido del amor en plenitud; nos convierte en signos radiantes de su alegría para que los demás nos vean como esas estrellas que guían hasta Él. Este es el don gratuito de su amor: su presencia resucitado en el hoy de la historia. ¿Verdaderamente siento a Jesús como la luz de mi vida? ¿Busco ídolos en el cosmos o busco las huellas de la presencia del Señor que me lleven hasta a Él? ¿Soy estrella radiante para los demás o mi vida es opaca, triste, sin reflejar a Jesús?

Oración final

Te damos gracias, Señor, porque nos sigues amando, y nos muestras a través de la creación el camino que nos lleva a amarte. Tu Hijo es la estrella radiante de nuestras vidas, y así, toda la creación se llena de júbilo; el día al día le pasa el mensaje, la noche a la noche se lo susurra: ¡El Salvador ha nacido! ¡Nuestro Rey ha llegado! Por eso, la alegría se hace presente en la historia, y el pecado es vencido por tu Amor. Infunde, Padre, ese espíritu de Amor en cada uno de nosotros para que seamos colaboradores de la historia de salvación que nos revelas a cada instante. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Compartí esta noticia con tus amigos.

Últimas noticias josefinas publicadas.

Evento en la Casa Madre

Realizamos un evento junto al Círculo de Bellas Artes de San Miguel, donde participaron distintos artistas locales. Los mismos tenían un Stand donde podían exhibir

Leer más »