25 años de Misericordia

Este 16 de septiembre nuestro Comedor Madre Camila cumplió 25 años de Fundación.

Esta Obra nació para dar respuesta a tantos hermanos nuestros que deambulaban en las calles de Buenos Aires y que llamaban a la puerta de nuestra Casa, pidiendo algo de comer.

Se comenzó dándoles una pequeña vianda, luego un desayuno caliente, pero siempre en la vereda. Hasta que, gracias a corazones sensibles ante esta realidad y en colaboración con la Parroquia, se pudo inaugurar un lugar para ellos.

Es así que cada día se recibe a más de 100 personas en situación de calle, que desayunan, almuerzan y tienen acceso a higiene personal, además de recibir asistencia social y Espiritual.

Es atendido por nuestras Hermanas y muchísimos voluntarios; se sostiene con la colaboración de personas generosas, instituciones y la permanente asistencia de la Divina Providencia.

Durante este tiempo de Pandemia, ha aumentado llamativamente la cantidad de personas que se acercan al Comedor, pero también es visible como ha crecido la ayuda generosa y providente, a través de las donaciones recibidas.
Te compartimos un escrito que nos envía Gustavo, uno de nuestros queridos asistidos:

“Felicidades comienza con Fe! Sin lugar a dudas, el Comedor “Madre Camila” es un lugar de Fe. Soy Gustavo y soy un afortunado beneficiado del Comedor. Las hermanas Josefinas me han transmitido la Fe. Eso me ha devuelto las ganas de vivir y no como un indigente sino como un Hijo de Dios. He visto la Mano de Dios providente sobre el Comedor y cómo San José en forma silenciosa y generosa nunca ha hecho faltar el Pan de cada día. Las Hermanas Josefinas prolongan la misericordia que tuvo la Madre Camila para con los pobres. Y no quiero olvidarme de los Voluntarios que colaboran desinteresadamente con los pobres de Dios. Además del plato de comida recibimos un plato de Amor. Gracias Comedor Madre Camila por tanto Amor y Fe. Muchas Felicidades por tus 25 años de servicio, amor y fe. Con cariño Gustavo un indigno beneficiario.”

¡San José, ruega por nosotros!

¡Venerable Madre Camila, ayúdanos!

Hnas. Pobres Bonaerenses de San José